Algunas claves de desarrollo desde el nuevo contexto actual.-

Autor: Dr. Ovidio D´Angelo Hernández

Nuestro país y el mundo pasan por una grave situación de crisis social y económica, como resultado de la actual pandemia, agravada ocasionalmente en diversos países, como el nuestro, por la intolerancia, agresividad de bloqueos deshumanizadores de la mayor potencia imperial.
La presente situación, además de tensar las cuerdas en todos los planos, con sus efectos negativos, ha propiciado la aplicación de medidas excepcionales, que pueden servirnos para posteriores reformulaciones en el orden institucional y social, que contribuyan al logro de nuevos escalones de desarrollo integral social.
Diversas investigaciones y acciones de transformación social realizadas por diversos equipos académicos y científicos sociales, han propiciado resultados y argumentado múltiples opciones de fortalecimiento de la participación de actores sociales y ciudadanía, con énfasis solidario y creativo, que pueden servir de base a nuevas proyecciones.
En este sentido se encaminan las siguientes reflexiones-proposiciones.

Algunos aprendizajes de la COVID-19 en nuestro país:
-Atención social múltiple diferenciada a sectores y poblaciones vulnerables, con medidas específicas, en diferentes áreas o de incapacidad de gestión de su actividad vital: salud, alimenticia, etc.
-Acercamiento de atención múltiple a consejos populares y barrios (distribución alimentos, atención a casos y conglomerados habitacionales, etc.)
-Consagración de equipos de salud, transporte, alimentación, seguridad pública, en todos los sectores priorizados. Especial atención a áreas en cuarentena, con mayor papel de delegados y grupos de defensa civil, organizaciones sociales, etc.
-Reacomodo de direcciones económicas hacia sustitución de importaciones, potenciación y generación de producciones internas, mayor creatividad en la generación de nuevas capacidades, flexibilización del empleo con nuevas modalidades, asistencia a sectores vulnerables e interrupciones de trabajo, nuevas medidas de ahorro energético, –Estilos de trabajo gubernamental más intensos e integrales a todos los niveles de la sociedad, etc. Mayor y sistemático nivel informativo y retroalimentación desde la población sobre temas fundamentales de la coyuntura y las proyecciones nacionales.

Todas estas, entre otras situaciones implementadas, pueden contribuir a su establecimiento más sistemático, posterior a la pandemia. Además, la presente situación, podría propiciar una reproyección y fortalecimiento de nuevas estrategias de desarrollo en las subsiguientes etapas.

Posibles proyecciones en áreas de potenciación social-institucional:
-Aprovechamiento de acciones implementadas, para una Etapa de Recuperación post-pandémica e implementación de Estrategias de Desarrollo Local desde:

1- Posibilitación y potenciación de fórmulas autogestionarias comunitarias que permitan desempeños colectivos proactivos para la solución creativa de dificultades posibles de atender por vías autoorganizativas de la población y sus líderes formales e informales, en áreas económicas, de abastecimientos materiales, medioambientales, urbanísticos, sociales, etc.
2- Mayor potenciación de las posibilidades y recursos sociales, económicos, materiales, etc., en comunidades y barrios, para el logro de una mayor acción participativa en la solución y desarrollo a nivel microsocial, articulado con las políticas territoriales y macro-sociales.
3- Aprovechamiento del potencial humano de barrios y localidades en la recuperación emocional de la población, ante los posibles daños psicológicos como efecto de la pandemia, el distanciamiento social necesario, la soledad, la monotonía, las incertidumbres y ansiedades, etc., a través de actividades colectivas y de grupos de reanimación psico-sociológica-pedagógica.
4- Posibilitar articulación de actores económicos estatales y no estatales a las necesidades comunitarias y sectores vulnerables del territorio y comunidad, con reconocimiento y convocatoria por las organizaciones sociales y del poder popular a aportaciones concretas, como complemento de una dirección general de aportación social a través de las tradicionales vías impositivas, patrocinios específicos, donaciones, etc.
5- Activación y creación de posibilidades de disponibilidad de mecanismos de reconstrucción del papel de organizaciones sociales y delegados del poder popular, con mayor papel protagónico en la movilización popular y de actores profesionales o no, destacados en la comunidad, en apoyo a las tareas de recuperación post-pandémica y Estrategia de Desarrollo Local y barrial-comunitario.
6- Lo anterior puede requerir nuevas normativas de funcionamiento de delegados del poder popular en términos de mayor flexibilidad de tiempo laboral y proyección de sus funciones sociales, así como de una reactivación de la acción del trabajo comunitario integrado del barrio-comunidad, con énfasis en atención a sectores vulnerables, facilitación de acceso a abastecimientos deficitarios, proyección a actividades de desarrollo local, articulación de profesionales residentes y promotores sociales en el área.

Seguramente, la mayor apertura de la deliberación multiactoral ciudadana e institucional, podrían contribuir con muchos otras aportaciones hacia el fortalecimiento de nuestras vías de desarrollo en perspectivas de avances de las vías del socialismo en Cuba.

Deja un comentario