Red Cubana para Diálogos Productivos: una voz plural que crece

Por: Daymaris Martínez Rubio, Grupo Creatividad para la Transformación Social

Fotos: Carmen Luz López Miari, Grupo Aprendizaje para el Cambio

Con una conferencia y un taller enfocados en la perspectiva dialógica como fuente de creatividad, cooperación y bienesIMG_2820tar, la Red Cubana para Diálogos Productivos (RCDP) celebró a inicios de julio su primer trimestre de trabajo, como Sección de la Sociedad Cubana de Psicología, en el contexto de crecientes desafíos sociales que exigen acortar distancias entre discurso y acción, avanzar al horizonte de lo posible.

No por azar, “La perspectiva generativa del diálogo” –como proceso creador de nuevas posibilidades por medio de la interacción, la reflexión y el aprendizaje colectivos– fue la propuesta con que Mario Rodríguez-Mena García, coordinador de la RCDP y del Grupo Aprendizaje para el Cambio del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), dio la bienvenida a esta emblemática institución de las ciencias sociales en Cuba, sede principal de un encuentro coauspiciado por el Centro Félix Varela (CFV).

Atrapado entre su condición de proceso natural y las paradojas de sociedades cada vez más (in)comunicadas, el diálogo deviene interrogante crucial para quienes intentan comprender su utilidad para la formación de competencias y la búsqueda del bien común, sea en organizaciones laborales, comunidades de aprendizaje o en cualquier espacio de vida, explicó Rodríguez-Mena en la primera media hora del programa.

Pese a existir en comunicación, dialogar no suele ser un proceso humano exitoso, de ahí el interés universal por explorar su tipología, principales fundamentos y modos de hacerlo efectivo. Tal es el caso de la perspectiva generativa, una propuesta de la autoría de Dora Fried Schnitman (coordinadora de la Red de Trabajo Internacional para Diálogos Productivos), cuyas bases teóricas y eficacia práctica funcionaron como resortes para el debate.    

Con un pie en el presente y otro en el futuro, el Diálogo Generativo (DG) está atento a las ventajas de las “situaciones emergentes” como fuente de “posibilidad” y el modo en que se vuelve eficaz tiene que ver con el respeto a la diversidad de voces y de tramas, apuntó Rodríguez-Mena. “El DG asume que todos somos diferentes y que traemos al diálogo nuestras posturas, pero también nuestros intereses, temores y todo cuanto tenemos. Por tanto, quien opera, coordina o facilita no evita las antinomias, sino asume que están ahí y que siempre van a estarlo”.

Esa suerte de precondición, agregó, es doblemente ventajosa “porque son diálogos en los que se habla para actuar y donde se convoca a que la gente haga cosas que, al mismo tiempo, dependen de las posibilidades que van encontrando y de cómo creen que puedan trazar nuevos caminos que cambien determinada situación”.  

Adicionalmente, y a diferencia de perspectivas similares como la Indagación Apreciativa (IA), más centrada en el rescate de lo valioso y funcional del pasado, el DG no posee una metodología estricta basada en pasos previos, sino va al encuentro de posibilidades futuras y de transformar situaciones de manera positiva sobre la base de lo nuevo que emerge.

¿Dónde termina? “No acaba nunca. El DG es un proceso continuo y por eso supera a la ‘solución’, porque su interés son las relaciones humanas y el modo en que evolucionan por encima de los ‘intereses’ de la mediación”, subrayó el expositor. Esto, insistió, es especialmente válido para la resolución de conflictos o dilemas provocados por prácticas cotidianas que no han sido favorables. De ahí su poderosa fuerza natural.

Del problema al desafío

Haciendo honor a su condición de comunidad de aprendizaje, la RCDP se consolida como espacio de formación de competencias basada en su propia “caja de herramientas”, donde sobresale su valioso catálogo de profesionales procedentes de diversas áreas del conocimiento.

De hecho, uno de los atractivos de este innovador espacio de socialización, es la vocación interdisciplinar de debates que no solo expanden la voz de experiencias frecuentemente únicas en su tipo, sino que contribuyen a la autorreflexión, tal cual mostró el taller “Práctica dialógicas en tratamientos de psicoterapia”, a cargo de la psiquiatra Rosario María Fraga Gómez, del Hospital Joaquín Albarrán Domínguez.

En un tono profundamente coloquial que no evitó las incertidumbres de la condición humana, Fraga Gómez compartió sus experiencias en la práctica e investigación de la terapia sistémica reflexiva con familias cubanas, un proceso que describió como una “transformación personal” que agradece al respeto y la empatía generados durante el diálogo.

Desde los apuntes críticos de Gregory Bateson, expuso que la terapia sistémica ha evolucionado en su vínculo con múltiples ciencias afines, pero su gran aprendizaje ha estado tal vez en el compromiso ético y la responsabilidad relacional asumidas con la comunicación como proceso sociocultural creador de sentidos. IMG_2813

Algo casi medular es la indagación, muy a tono con la perspectiva generativa de dialogar para abrir nuevas posibilidades, explicó. Para ello resulta de utilidad el empleo de lenguaje sencillo, metáforas, analogías, pero, sobre todo, “me interesan las diferencias, y también el trabajo en equipo, las voces silenciadas, las tradiciones, las costumbres, la cultura de las minorías y los contextos”.

Se trata de procesos que apelan fuertemente a la autorreflexión, en especial a las emociones, pero lo común es que las personas que acuden a terapia encuentren dificultad en nombrarlas, alertó Yudenia Hernández –también psiquiatra del Hospital Joaquín Albarrán- en tono de preocupación. “Hablan del hecho, de lo sucedido, pero son incapaces de decir cómo se sienten al respecto”, dijo, en lo que muchos encontraron una señal parpadeante sobre la necesidad de la educación emocional en aras de una mejor convivencia.

“Como lo veo es una filosofía de vida”, propuso Sandra Gener, psicóloga del Grupo Salud Laboral del CIPS, válida para los espacios laborales, familiares, pero sobre todo de formación de valores ciudadanos, desde la niñez. “El diálogo es un proceso natural, espontáneo, pero al mismo tiempo asociado a la noción de cambio que hay que estar dispuestos a transmitir como posibilidad”.

Para Maritza Moleón, del CFV, se trata de un reto para la ciudadanía, en general, y los sistemas educativo y político, en particular. En ese sentido, exhortó, el papel de Cuba como mediador en el proceso de diálogo por la Paz en Colombia debería servir de inspiración para profundizar en los desafíos propios de una sociedad que necesita dialogar más y mejor con sus voces diferentes.

Frente a la posible trampa de una visión demasiado occidental del mundo, Roberto Corral, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Psicología, invitó a los presentes a asumir el “riesgo” de buscar nuevas formas de pensar y dialogar sobre viejos asuntos, como la noción de “problema”. IMG_2808

“Demasiadas veces el ‘problema’ tiene que ver con la intolerancia a la diferencia (…). Y la idea de que tiene que ser evitado o resuelto nos entrampa toda la vida. Incluso en la investigación científica tenemos que comenzar por ‘el problema que tiene que ser resuelto’, cuando podría ser solo un pretexto para conocer”.

“Lo sorprendente –le siguió Wilfredo Pomares Ángel, colaborador del grupo Aprendizaje para el Cambio del CIPS–, es que, en el intento de movernos de la perspectiva del problema, ¡seguimos usamos la misma palabra!”. Su propuesta es una nueva forma de enfocar el asunto: “Veamos nuestros problemas como nuestras maneras de pararnos en seco y, nuestros desafíos, como formas de movilizarnos hacia otros objetivos”.

 

En marcha Red Cubana para Diálogos Productivos

Por: Daymaris Martínez Rubio, Grupo Creatividad para la Transformación Social

La Red Cubana para Diálogos Productivos (RCDP), una comunidad de aprendizaje comprometida con la construcción de cambios efectivos y cohesión social, ya es un hecho, tras su inauguración en La Habana, el 29 de marzo de 2017, por una treintena de investigadores, profesores y facilitadores, en su mayoría mujeres.

Coordinada por el Grupo “Aprendizaje para el Cambio” del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), la nueva sección de la Sociedad Cubana de Psicología (SCP) busca convertirse en una plataforma colaborativa para conectar personas, saberes y prácticas en torno a dos dimensiones básicas de cualquier proceso social: el diálogo y la participación.IMG_2745

Se trata de algo más que palabras, señaló Roberto Corral Ruso, profesor titular de la Universidad de La Habana y vicepresidente de la SCP, quien tuvo a su cargo la conferencia inaugural de un encuentro matizado por el tono coloquial de los debates y la calidad de las propuestas.

Café, sentido del humor y preguntas de ida y vuelta animaron un intercambio que repasó los principales referentes teóricos de una perspectiva en construcción permanente, con profundas implicaciones para el cambio basado en la innovación y el llenar de sentido conceptos cardinales, como democracia o inclusión social.

Si se quiere transformar una sociedad existen dos niveles: el mundo económico y la mentalidad de las personas…, pero, esencialmente, un camino: el diálogo y la participación, recalcó Corral Ruso, con la vista en el futuro de una comunidad con décadas de implicarse en la construcción de referentes, como las redes de Manejo de Conflictos, de la SCP; de Mediadores y de Cultura de Paz, del Centro Félix Varela; y de la internacional de Trabajo para Diálogos Productivos, con amplia trayectoria en la investigación-acción desde América Latina, Estados Unidos y otras regiones del mundo.

Dialogar: el proceso como producto

¿Desafíos? No pocos. Algunos un verdadero estimulante, como el hecho de que en ninguna ciencia el diálogo exista como categoría, ni siquiera sea una noción explícita, sino implícita en diversidad de conceptos, usos y enfoques disciplinares, explicó Corral Ruso en lo que bien pudo ser la nota curiosa del día.

¿Cómo lidiar con su complejidad? Una posible clave podría estar en el tipo de enfoque a promover. La idea del diálogo productivo, por ejemplo, abandona la visión representacional, para asumir que dos personas que dialogan pueden estar construyendo un mundo no solo diferente, sino posible, sugirió el reconocido pedagogo.

“Podría dar la impresión de que es algo obvio, pero no, no lo es en absoluto”, insistió. De ahí que, buena parte de la misión de la RCDP esté en comprender los modos en que transcurre el proceso dialógico, esto es: ¿cómo pasar de un diálogo basado en la información o la interpretación a uno donde se construya esa otra alternativa posible?

IMG_2749“Nos llevó tiempo darnos cuenta de que había algo aquí”, dijo, mientras rescataba, junto a un activo auditorio, la historicidad de un proceso esencialmente de aprendizaje, mediado por diferentes tradiciones, culturas y corrientes de pensamiento –mucho más antiguas que los Diálogos de Platón, mucho más contemporáneas y cercanas, como la pedagogía de Paulo Freire, completaron sus interlocutores–.

De hecho, para que un diálogo sea efectivo la intención de arribar a acuerdos es definitoria y parte de su importancia práctica radica en que “requiere de competencias que no cualquiera sabe”, advirtió el orador.

“¿Cómo integrar todo esto? Es lo que hay que comprender, porque dialogar supone escucha, cooperación, acciones coordinadas, empatía…, estar ahí, pero no solo, es mucho más. Dos personas que dialogan pueden no estar implicadas, por eso es tan importante la participación”, precisó.

De la comunidad de práctica a la comunidad de aprendizaje

La mañana parecía estar completa, cuando los testimonios de La comunidad de aprendizaje Madiba: memorias de un viaje (Publicaciones Acuario, 2015), llegaron para recordar la utilidad de un buen ejemplo y el valor de una dimensión muchas veces evadida, pero absolutamente crucial para cualquier ciencia: el cómo.

¿Cómo se construye una comunidad de aprendices autorregulados? Mario Rodríguez-Mena García, coordinador de la RCDP y del Grupo “Aprendizaje para el cambio” (GAC) del CIPS, apuntó al soporte humano de Madiba, una obra en muchos sentidos coral. La ocasión, de hecho, fue propicia para recordar a quien fuera uno de sus más decisivos colaboradores, Carlos F. Melián, a cuya memoria, de pie, todos ofrendaron un minuto de silencio.

A libro abierto, con comentarios sobre propósitos, análisis críticos, reflexiones y herramientas, la joven psicóloga Lucía Labaut, miembro del GAC y colaboradora del texto, invitó a indagar en los contenidos de una investigación que ha sido premiada por la Academia de Ciencias de Cuba.

No se trata, sin embargo, de una receta de éxito. Su narrativa y sus límites son las de un grupo humano, en un espacio concreto de tiempo. Por eso La comunidad de aprendizaje Madiba, por eso memorias de un viaje, porque aquellos de quienes da cuenta –mucha gente llana comprometida con el trabajo comunitario– apenas comenzaban a andar el camino entre practicantes espontáneos y aprendices autorregulados, cuando allá por diciembre de 2013 la humanidad despedía a Nelson Mandela.IMG_2751

Entre los testimoniantes, Wilfredo Pomares Ángel, colaborador del GAC y uno de los más jóvenes autores del texto, reflexionó sobre el yo íntimo de un aprendiz autorregulado. Es poner en juego sentimientos, dijo, y es cuestionar dinámicas y estructuras de poder de las cuales no siempre somos conscientes.

“Pocas veces he aprendido tanto”, confesó Corral Ruso al describir una experiencia, donde lo más importante no fue el magisterio, sino el misterio de la transformación de un ser humano cuando aprende qué es y para qué sirve dialogar, participar, liberarse.

“¡Cambios de verdad!”, subrayó, mientras insistía en la necesidad de desafiar a la “obviedad”: “Los sistemas políticos asumen que las personas nacen demócratas, pero no es cierto. La democracia hay que aprenderla… y este libro tiene mucho de eso”.

 

 

 

Otras publicaciones del Grupo Aprendizaje para el Cambio

Titulo: Aprender en la empresa
Año: 2004
Autores: Mario Rodríguez-Mena García, Ivet García Montero, Roberto Corral Ruso, Carmen María Lago Palacio
Editorial: Prensa Latina
ISBN: 959708925-4

Centrado en la fundamentación teórica y metodológica de un programa diseñado para la formación de aprendices autorregulados en comunidades de aprendizaje. Su contenido esta orientado a diversos especialistas interesados en el aprendizaje en ambientes no formales, en especial las comunidades de práctica.

Información General Grupo Aprendizaje para el Cambio

El Grupo Aprendizaje para el Cambio se constituyó en julio del 2001 cuando el Consejo Científico del CIPS aprobó la apertura de la línea de investigación propuesta relativa a los estudios sobre el aprendizaje en las organizaciones.

En sus años de trabajo el Grupo ha investigado en los siguientes temas: – Aprendizaje en grupo- Comunidades de prácticas- Comunidades de aprendizaje- Competencias para la autorregulación del aprendizaje- Competencias para el manejo de conflictos interpersonales- Situaciones de aprendizaje.

Para ello ha diseñado los Proyectos de Investigación que a continuación se relacionan:

PNAP: “Aprendices Autorregulados en Comunidades de Aprendizaje” (Aprendizaje para el cambio) Se elaboró en enero del 2001, se aprobó en marzo del 2001 en Consejo Científico del CIPS. Se ejecutó de enero 2002 a diciembre de 2004.

PNCT: “Formación para el cambio de las organizaciones” Se elaboró conjuntamente con los grupos Cambio Humano y GEST. Se ejecutó de abril del 2005 a mayo de 2008.

PNAP: “Aprender en Comunidades de Práctica. Presupuestos teóricos y metodológicos para potenciar el aprendizaje en espacios sociales”. Desde abril de 2008 hasta julio de 2011.PNAP: “Aprender a Manejar Conflictos”. Inició en enero de 2010.

En el ámbito de los Servicios científico-técnicos el colectivo investigativo ha desarrollado una amplia labor:

Cursos de entrenamiento a docentes “Investigación del proceso educativo desde la perspectiva del aprendiz autorregulado”
Diplomado a docentes “Enfoque histórico-cultural. Teoría y práctica en la formación humana”
Curso de entrenamiento a directivos de empresa “Competencias para la autorregulación del aprendizaje”
Curso de entrenamiento a docentes “Estrategias de aprendizaje”
Talleres sobre Mediación de conflictos en coordinación con el CFV
Diplomado a docentes “Formación de aprendices autorregulados en Comunidades de Aprendizaje. Estrategias docentes”
Talleres sobre Concertación para el desarrollo local en coordinación con el CFV
Curso optativo en la Maestría de Psicología Organizacional de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana “Aprender en la Empresa”
Entrenamiento en formación de competencias para la interacción social a grupo de trabajo de una empresa en perfeccionamiento

A nivel nacional, el grupo colabora activamente con el Centro Félix Varela en la realización de talleres, videos y publicaciones sobre Mediación de conflictos interpersonales y de pequeños grupos y Concertación para el desarrollo local. Coordina el Grupo “Manejo de Conflictos” de la Sociedad Cubana de Psicología, y es miembro de la Cátedra Vygostki de la Universidad de la Habana. Mantiene vínculos de trabajo con empresas del Ministerio del Transporte (MITRANS) y el Ministerio de las Comunicaciones (MIC), así como con los Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB) de la capital.Internacionalmente tiene colaboración con la Fundación para la Educación del Estado de Morelos, el Centro de Actualización del Magisterio de Guerrero, la Universidad Pedagógica Nacional, el Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y el Instituto Mora, todos en México; la Fundación INTERFAS y la Universidad de Buenos Aires (UBA) de Argentina; La Universidad Tecnológica América (UNITA) de Ecuador; La Universidad Adolfo Ibáñez de Santiago de Chile; La Fundación Guizagune en Bilbao, España. La Red de Diálogos Productivos; The Taos Institute; La Red de Conferencistas de Emprendimiento, Innovación, Ciencia y Tecnología (RICET); ALAST y LASA.

Artículos recientes del Grupo Aprendizaje para el Cambio

Aprender a manejar conflictos. Programa de formación. Mario Rodríguez-Mena García. Artículo publicado en CD Caudales 2011, Editorial Acuario, Centro Félix Varela – CIPS, ISBN 978-959-7071-79-2, La Habana

Necesidades educativas de los adolescentes potencialmente talentosos. Carmen Luz López Miari. Artículo publicado en DVD Memorias IV Taller Internacional sobre Juventud, Editorial Acuario, Centro Félix Varela – CIPS, ISBN 978-959-7226-00-0, La Habana

Formación y aprendizaje en la empresa. Comunicación y trabajo en equipo. Mario Rodríguez‐Mena García y Roberto Corral Ruso. Artículo publicado en CD Caudales 2011, Editorial Acuario, Centro Félix Varela – CIPS, ISBN 978-959-7071-79-2, La Habana

La formación y el aprendizaje para el cambio organizacional. Mario Rodríguez-Mena García; Laura Benítez Arenas. Artículo publicado en CD Caudales 2008, Ed. Ciencias Sociales – CIPS, ISBN 959-06-1157-5, La Habana.

La naturaleza social de los aprendizajes. Mario Rodríguez- Mena García. Artículo publicado en CD Caudales 2008, Ed. Ciencias Sociales – CIPS, ISBN 959-06-1157-5, La Habana.

Formando competencias para autorregular el aprendizaje en comunidades de práctica. Mario Rodríguez-Mena García. Artículo publicado en CD Caudales 2008, Ed. Ciencias Sociales – CIPS, ISBN 959-06-1157-5, La Habana.

La calidad de los aprendizajes como problema actual de la Educación. Bases epistemológicas y psicológicas.Mario Rodríguez–Mena García. Artículo publicado en CD Caudales 2006, Editorial de Ciencias Sociales – CIPS, ISBN 959-06-0893-0, La Habana.

Aprendiendo en comunidades. Mario Rodríguez-Mena García. Artículo publicado en CD Caudales 2006, Editorial de Ciencias Sociales – CIPS, ISBN 959-06-0893-0, La Habana.

Participar en una comunidad de aprendizaje. Mario Rodríguez-Mena García y Roberto Corral Ruso. Artículo publicado en CD Caudales 2006, Editorial de Ciencias Sociales – CIPS, ISBN 959-06-0893-0, La Habana.

Composición del Grupo Aprendizaje para el Cambio

En la actualidad el grupo lo coordina el M.Sc. Mario Rodríguez-Mena García, junto a la investigadora auxiliar Dra. Carmen Luz López Miari y las técnicas de investigación Carmen María Lago Palacio y Ana María Chao Hernández.

Mario Rodríguez-Mena García. Máster en Psicopedagogía, Universidad de La Habana, 1997 y Máster en Educación con mención en Psicología Educativa, Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”, 1999. Investigador auxiliar y Jefe del Grupo “Aprendizaje para el cambio”  del CIPS. Miembro de la Cátedra Vygostki de la Universidad de La Habana y Coordinador del Grupo « Manejo de conflictos » de la Sociedad Cubana de Psicología. Coordinador de la Red Cultura de Paz del Centro Félix Varela. Miembro de la Red para Diálogos Productivos. Desde hace 15 años se especializa en el estudio de los procesos de aprendizaje, la formación de competencias para su autorregulación y el desarrollo de Comunidades de aprendizaje. Es autor de varios libros y artículos sobre estos temas, publicados en Cuba y en el extranjero.
Contacto: mariocips@ceniai.inf.cu

Carmen Luz López Miari. Doctora en Ciencias Pedagógicas, Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, 2007; Diplomada en Educación del Talento, 2006 y Máster en Educación con mención en Psicología Educativa, Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”, 1997. Investigadora auxiliar del Grupo Aprendizaje para el Cambio desde septiembre de 2011. Profesora titular de la UCPEJV, Profesora Invitada de la Universidad Tecnológica América de Ecuador y Miembro del Consejo Científico de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Miembro de la Red Cultura de Paz. Es autora de varios libros y artículos sobre la atención educativa al talento y el aprendizaje.

Kenia Lorenzo Chávez. Máster en Ciencias de la Educación (2003) y Licenciada en Psicología (2000), Universidad Central Martha Abreu de Las Villas. Investigadora agregada, miembro del Grupo Aprendizaje para el Cambio. Profesora adjunta de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana y miembro de la Cátedra Vygotsky de la misma institución. Realiza su investigación de doctorado acerca del desarrollo de competencias para la interacción social en la infancia, con el propósito de ofrecer recomendaciones educativas a la escolarización primaria. En el año 2007 obtuvo beca de la UNESCO en el tema Educación y en el 2009 desarrolló una investigación auspiciada por el programa CLACSO-ASDI para jóvenes investigadores, relacionada con este mismo tema. Contacto: kenia@cips.cu

Carmen María Lago Palacio. Licenciada en Lengua Rusa, 1981. Trabajadora del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, desde el año 1999.  Desde el 2001 se desempeña como Técnica para la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente, del Grupo Aprendizaje para el Cambio. Ha participado en el conjunto de los resultados del grupo. Pertenece a la Red de Cultura de Paz del Centro Félix Varela. Ha participado en varios Talleres y cursos relacionados con la  mediación de conflictos, la concertación, entre otros. Asistió al curso Promotoras de género en México. Es coautora del libro “Aprender e la Empresa”.
Contacto: habanalast@ceniai.inf.cu

Ana María Chao Hernández. Graduada de Educación Primaria (1985). Ingresó al CIPS en 1999. A partir del 2001 se desempeñó como Técnica para la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente del Grupo de Estudios sobre Familia, vinculándose a diferentes proyectos dentro del Grupo. Es coautora de un libro y colaboradora de otros tres. Ha trabajado las temáticas de familia, violencia intrafamiliar, y violencia de género. Ha sido facilitadora en experiencias de transformación. Pertenece a la Red de Cultura de Paz del Centro Félix Varela. Asistió al curso Promotoras de género en México. Desde el 2011 es miembro del Grupo Aprendizaje para el Cambio.
Contacto: anamaria@cips

El Grupo cuenta con la colaboración de: 

Roberto Corral Ruso: Licenciado en Psicología, Doctor en Ciencias Psicológicas, Profesor Titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. Desarrolla cursos de pregrado en Historia de la Psicología, y en postgrado, Metodología de la Investigación, Epistemología y Ciencias Sociales, Modelos de Aprendizaje, y el Enfoque Histórico-Social. Preside la Comisión Nacional de la carrera de Psicología; vicepresidente de la Cátedra Vygotski y miembro de los tribunales de grado científico de Psicología y Comunicación. Colabora con el grupo de Aprendizaje para el Cambio del CIPS, y es autor o coautor de libros y artículos en temas de aprendizaje y enfoque Histórico-Social.

Hypatia Margarita Regalado Suárez. Master en Nuevas Tecnologías para la Educación, hypatia2007. Licenciada en Educación, Especialidad Geografía, 1993. Alcanzó la Categoría Docente Asistente. Ha cursado varios postgrados de Marketing Básico, Dirección para cuadros y coordinadores de Joven Club, Dirección y Comunicación para dirigentes de los Joven Club, Nuevos Paradigmas de la Dirección Empresarial, Metodología para la solución de Problemas en Grupo, Linux, Trabajo Comunitario desde la Educación Popular. Ha participado en varios eventos nacionales e internacional. El 3 de enero de 2012 comenzó a trabajar en la plaza de especialista de la dirección como secretaria de cuadros del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS). A partir del mes de julio de ese año pasó a ocupar el cargo de Subdirectora de Informática y Desarrollo, aunque continua con la actividad de cuadros. Desde el mes de marzo de 2013 colabora en el grupo Aprendizaje para el Cambio. Contacto: hypatia@cips.cu