Resultados de Investigación sobre Estructura Social y Desigualdades (1987-actualidad)

Recomendaciones para el fortalecimiento de los nexos entre investigación y política social, (2011), M. Espina Prieto, L. Martin Posada, L. Núñez Moreno, M. Díaz Tenorio, D. Delgado Vázquez, G. Ángel Sierra y W. Pomares Ramírez. En un contexto de cambios que marca una nueva etapa de reformas, contenidas básicamente en los lineamientos para la actualización del modelo económico y social, y donde se abre también, posiblemente, una nueva etapa en las relaciones entre la actividad de investigación social y las políticas sociales; se realiza este estudio que persigue identificar un conjunto de propuestas para estrechar el vínculo entre investigación y política social. Para ello, se explora el estado del arte a escala internacional, se examinan los elementos principales que caracterizan la reflexión acerca del vínculo en el plano nacional, y se formulan direcciones de cambio para un replanteo de los nexos como elementos constitutivos de la transformación social. La estrategia seguida hace uso de la revisión de textos para explorar acercamientos teórico-metodológicos, y se realizan talleres, encuestas y entrevistas a representantes de la investigación y de la toma de decisiones; todo lo cual contribuye a la identificación de obstáculos, fortalezas y propuestas para el diálogo.

Desigualdad, equidad y política social. Integración de estudios recientes en Cuba (2010), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, V. Togores y G. Ángel. Centrado en el medular tema de la heterogeneización social y las desigualdades, el resultado sistematiza estudios realizados en Cuba entre el año 2000 y 2009 en términos de principales problemas y propuestas que dichos estudios han elaborado en materia de política social en torno a doce dimensiones relevantes de la desigualdad en nuestro país. Lo distingue el empleo de cuadros que sintetizan en cada dimensión los problemas y propuestas para el manejo de la política social y resultan imprescindibles los tres anexos que tratan, para cada dimensión, las definiciones conceptuales generales, los diferentes enfoques desde los que han sido abordadas y una base de datos que integra especialistas e instituciones que abordan estos estudios en los diferentes territorios, respectivamente. De este modo se da un primer paso en el objetivo de construir una red de especialistas e instituciones que trabajan en este campo de estudio que permita mantener un intercambio sistemático sobre los hallazgos de las investigaciones en esta área y sobre las propuestas más adecuadas para el manejo de la problemática de la equidad social desde las políticas públicas.

Equidad y movilidad social en Cuba. Impactos del reajuste estructural (2008), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, V. Togores, R. Espina, A. Rodríguez y G. Ángel. Este resultado da continuidad a los estudios que desarrolla el Grupo de Estructura Social en el terreno de la caracterización de los efectos de diferenciación social que han tenido la crisis y la reforma cubana y de la elaboración de políticas sociales con sensibilidad para reconocer y manejar las diferencias socioeconómicas. Contrastando el período pre-crisis (años finales de la segunda mitad de los 80s) con los momentos actuales de desenvolvimiento de la reforma (años 2000) caracteriza las tendencias fundamentales y las rutas de los desplazamientos sociales que se han ido configurando bajo los impactos de la reforma económica, así como una evaluación de la movilidad social desde la perspectiva de la equidad para diferentes grupos sociales.

El análisis de la movilidad social. Propuesta de una perspectiva metodológica integrada y caracterización del caso cubano (2007), M. Espina (coordinadora), V. Togores, L. Martín, L. Núñez. A. Rodríguez, G. Ángel. El resultado incluye dos partes. La primera parte, está estructurada como una propuesta de enfoque metodológico para el estudio de la movilidad social, considerando que el proceso de construcción de nuestro objeto particular puede ser útil para futuras investigaciones y para otros interesados en esta área, y argumenta el avance experimentado en ella hacia una visión integral y múltiple del tema, enfatizando en la apropiación crítica de concepciones hoy día muy aludidas en nuestras ciencias sociales, pero que no siempre se tratan con pleno conocimiento de su origen y alcance, como son, por ejemplo, los temas de capital, redes y estrategias sociales. La segunda parte recoge los resultados del estudio concreto y caracteriza dos de los mecanismos de movilidad fundamentales (la estructura económica y la política social en la reforma), describe la dinámica o movilidad macroestructural, así como su plano micro y diversos aspectos de la subjetividad asociados a estos procesos. Concluye que entre las características del proceso de movilidad social sobresalen:Las posibilidades de ascenso abiertas por el reajuste estructural son selectivas y estrechas, circunstancias que tienden a reproducir viejas brechas de equidad; El perfil del ascenso: se asocia a hombres, blancos, jóvenes, a la calificación media superior y superior, el origen social intelectual, procedencia de territorios de mayor nivel comparativo de IDH y por la posesión de activos individuales y familiares. El perfil de la movilidad descendente presenta preferencia por la condición femenina, negros y mestizos, ancianos y personas con educación por debajo del nivel medio superior, origen social obrero, empleados y campesinos, territorios de bajo IDH y activos familiares escasos. Se evidencia una reproducción intergeneracional y territorial de las situaciones desventajosas; El imaginario sobre las ubicaciones socioestructurales más ventajosas las identifica como empleos del turismo, la empresa mixta, el negocio propio y los receptores de remesas. Se aprecia una noción del ascenso individualizada, vinculada a lo económico y lo material y en mucha menor medida a la obtención de conocimiento.

La perspectiva metodológica en el estudio de las percepciones socioambientales. La población cubana y comunidades locales (2006), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, G. Ángel, A. Rodríguez y L. Vega. El texto recoge, en forma de libro, los resultados más relevantes del estudio de las percepciones ambientales en diferentes grupos de la sociedad cubana. El estudio se estructura en una lógica de etapas y escalas que permitiera abordar diferentes aristas del tema: primero, un diagnóstico de las percepciones socioambientales a escala nacional, en diferentes grupos poblacionales, del que se pudieran derivar recomendaciones generales para una estrategia de educación y gestión ambiental participativa en el país y para la capacitación de expertos; en segundo término, estudios de caso comparados en comunidades (rurales y urbanas) ubicadas en ecosistemas frágiles (Ciénaga de Zapata y Nuevitas), que permitieran encontrar maneras de abordar la construcción de agendas a escala local; finalmente, el estudio de comunidades articuladas a áreas protegidas (a solicitud y en colaboración con el Instituto de Geografía Tropical del CITMA), lo que posibilitaría observar las condiciones de construcción de la agenda comunitaria en situación de tensión entre el uso y la conservación de los recursos naturales que las comunidades consideran su patrimonio. Entre sus principales logros se encuentra ofrecer una metodología detallada que puede ser replicada en investigaciones afines, un diagnóstico del avance del discurso ambientalista en nuestra sociedad y de sus limitaciones más significativas y un conjunto de recomendaciones para el perfeccionamiento de laestrategia ambiental cubana, para la capacitación de especialistas y para la construcción de la agenda ambiental comunitaria.

El rol del Estado en las políticas de pobreza e igualdad. Examinando el caso cubano en la transición socialista (2004), M. Espina. La investigación caracteriza la relación Estado-mercado en diferentes etapas de la transición socialista cubana, especialmente en la reforma de los noventas; identifica el modelo de política social y de estrategias de enfrentamiento a la pobreza y examina sus efectos concretos; identifica propuestas encaminadas al perfeccionamiento de las estrategias de manejo de la pobreza y la desigualdad en Cuba, y a nutrir el repertorio general de opciones alternativas. Caracteriza los perfiles de la pobreza y la desigualdad en Cuba y propone un nuevo modelo para su manejo desde la política social.

Heterogenización y desigualdades en la ciudad. Diagnóstico y perspectivas (2004), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, L. Vega, A. Rodríguez y G. Ángel. Este informe constituye una síntesis de los resultados más importantes obtenidos por los proyectos del Programa Territorial “Efectos sociales del reajuste económico en la ciudad. Diagnóstico y perspectivas”, realizada desde una lectura que enfatiza en las tendencias de la desigualdad que ellos develaron, en las perspectivas previsibles del comportamiento de esas tendencias y en las propuestas prácticas para su manejo desde la toma de decisiones en la esfera política y social en la provincia. Describe los factores más importantes asociados a la desigualdad en el ámbito laboral, el familiar-individual y el espacial territorial. (Premio anual del Consejo de Ciencias Sociales del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y Reconocimiento de la Delegación Provincial del CITMA y del Gobierno de Ciudad de La Habana).

Componentes socioestructurales y distancias sociales en la ciudad (2003), M. Espina, L. Núñez, L. Martín y G. Ángel. Caracteriza el estado de la diferenciación socioestructural en la ciudad a partir de los sectores de propiedad, los grupos sociocupacionales y la estratificación de los ingresos. Incluye también un acercamiento a la forma en que los sujetos perciben subjetivamente su ubicación socioestructural y la condición de desigualdad. Destaca la presencia de un fuerte proceso de diversificación de formas de propiedad y de las desigualdades a ellas asociadas; heterogenización interior de los grupos vinculados al sector estatal; diversificación de la composición del sector de propiedad privada; ampliación del espectro de grupos por ingresos y polarización de estos, entre otras.

Percepciones socioambientales en comunidades cenagueras. Elementos para un plan de manejo (2003), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, L. Vega, A. Rodríguez y G. Ángel. Se ofrece una caracterización de las percepciones ambientales en la cotidianidad de los distintos actores sociales locales, a través de la presencia (o no) de la dimensión medioambiental y de una perspectiva de sustentabilidad y autotransformación en las percepciones de los principales actores locales comunitarios sobre sus prácticas cotidianas; la identificación de los principales problemas que afectan la comunidad, el sentido de autorresponsabilidad y su relación con las diferentas etapas del desarrollo socioeconómico de la Ciénaga; la incorporación de elementos del entorno natural en la autopercepción de la identidad comunitaria y de las prácticas cotidianas.

Transformaciones de la subjetividad en grupos sociales de la Capital (2002), M. Perera y A. Aguilar. Indaga sobre contenidos de la subjetividad endiversos grupos sociales, vinculados a los cambios acaecidos en el contexto de la crisis y las reformas económicas de los noventas.

Percepciones ambientales y cotidianidad. Estudios de casos: Nuevitas y Ciénaga de Zapata (2001), L. Núñez, M. Espina, L. Martín y G. Ángel. Este informe recoge los resultados obtenidos en estudios realizados en Nuevitas y Ciénaga de Zapata acerca de las percepciones ambientales de diferentes actores socioeconómicos locales, en el contexto de sus prácticas cotidianas y entornos socioeconómicos y naturales diferentes. La conclusión más importante es que el perfeccionamiento de la gestión ambiental local necesariamente reclama transitar hacia la autogestión ambiental, a través de las agendas comunitarias de gestión ambiental.

Sobre la subjetividad cotidiana en La Habana (2000), C. Martin y M. Perera. Realiza un análisis de producciones subjetivas de diferentes grupos sociales en torno al tema de la vida cotidiana y sus esferas, la crisis socioeconómica de los noventas y las estrategias de enfrentamiento empleadas durante esta etapa. (Premio del Concurso Alma Mater de la Universidad de La Habana).

Antecedentes para el estudio de la estructura socioclasista en Ciudad de la Habana (2000)
, M. Espina, L. Núñez, L. Martín y G. Ángel. Este resultado de carácter preliminar tuvo como objetivo identificar los antecedentes en el estudio de la estructura socioclasista de la ciudad en lo que concierne a sus componentes fundamentales y sus tendencias de cambio; tipos, fuentes y grados de diferenciación y desigualdad que caracterizan a la provincia; las propuestas y recomendaciones prácticas para el manejo de la diferenciación y su inclusión en la elaboración de políticas económicas y sociales territoriales. Caracteriza las aristas más sobresalientes, y en ocasiones conflictuales en la reproducción de la estructura social cubana en el territorio, bajo el influjo de las medidas del reajuste.

Reestratificación y movilidad social (1999), M. Espina, L. Martín, L. Núñez y G. Ángel. Este trabajo se aproxima a la caracterización de los rasgos generales de la movilidad social de la sociedad cubana asociada a la crisis y la reforma en la década del noventa. Muy importante resulta el acápite referido a la conceptualización y los debates actuales que tienen lugar en torno al estudio de la movilidad en la contemporaneidad para rescatar esta categoría en los estudios de la estructura social y las desigualdades en la sociología marxista, sin subvalorarla ni sobredimensionarla.

Base de datos sobre estructura socioclasista cubana (1999), L. Núñez, M. Espina, L. Martín y G. Ángel. Este estudio constituye un resultado pionero que encara dos objetivos: ofrecer una primera aproximación a los aportes de la especialidad de la estructura social en las últimas cuatro décadas; una lista de su bibliografía básica y socializar un conjunto de informaciones procedentes de estadísticas e investigaciones sociológicas organizadas desde la lógica de la sociología de la estructura social y las desigualdades en Cuba.

Expresiones territoriales del proceso de reestratificación (1999), L. Martín, M. Espina, L. Núñez, I. Hernández y G. Ángel. Los fuertes procesos de heterogenización territorial que tienen lugar en el país como consecuencia de la crisis y la reforma en la década de los noventas, reclaman prácticas de planificación sensibles a las diferencias regionales y que contemplen al territorio como factor de desarrollo y como escenario básico de los cambios sociales. El presente estudio ofrece una tipología general de cuatro tipos socioestructurales que comprende las catorce provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, a partir de la identificación de aquellos ejes estructurados y que están teniendo la mayor potencia diferenciadora a escala territorial. Este análisis complementa desde la perspectiva de la estructura social otras valoraciones sobre la diferenciación territorial y aporta nuevos elementos sobre aquellas zonas que requerirían un esfuerzo más particularizado para encontrar vías de potenciación de sus recursos.

Percepciones sociales en grupos de la Estructura Social cubana (1999), M. Perera. Articula un estudio de corte extensivo en una muestra nacional de 1696 sujetos de nueve provincias y 27 municipios del país, representando a doce grupos de la estructura social cubana y un estudio de profundización a través de un acercamiento cualitativo con fines de profundización, realizado en la Ciudad de La Habana entre 93 representantes de la clase obrera, la intelectualidad y el sector informal o cuentapropismo. Los resultados dan una panorámica de la subjetividad social percepciones de contenido sociopolítico y dentro de ellas las relacionadas con el Socialismo como proyecto social y las desigualdades sociales, dada la sensibilidad de estos contenidos para develar conflictos y cambios y proyectarse hacia una esfera de alcance más general que lo doméstico-individual familiar, mostrando de este modo en una perspectiva temporal importantes interconexiones entre lo personal y lo social, constituida en el contexto de una situación socioeconómica compleja y particular.

Propuesta metodológica para el estudio de las percepciones sociopolíticas (1999), M. Perera. Analiza de manera crítica el enfoque metodológico usado en el proyecto. Sugiere recurrir a una combinación armónica de lo cuantitativo y lo cualitativo, de lo extensivo y lo intensivo, en la búsqueda de complementación y profundidad y no de la confirmación o negación del conocimiento obtenido por una u otra forma de acceso, con vistas a obtener la posible gama de contenidos de la subjetividad respecto a temas de elevada sensibilidad en el escenario cubano de los noventas.

Componentes y tendencias socioestructurales de la sociedad cubana actual (1998), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, M. Perera y R. Febles. El resultado realiza una reflexión sobre el aparato teórico conceptual de la sociología de la estructura social; identifica las tendencias socioestructurales que caracterizan la economía mundial y en América Latina y actualiza el cuadro de los componentes fundamentales de la sociedad cubana de la época: la clase obrera, la intelectualidad, los dirigentes, el sector informal, el campesinado. Concluye caracterizando un modelo de estratificación social que ha generado la crisis y la reforma cubana, típica del reajuste, con carácter de transición, que conserva la cualidad de esquema de estratificación alternativa a los modelos típicos del capitalismo dependiente, polarizado y excluyente. (Premio Anual de la Academia de Ciencias de Cuba).

Significados en torno a la desigualdad social (1997), M. Perera. Se estudia la subjetividad que se configura en relación con la sociedad cubana respecto a los impactos de las medidas de reajuste socioeconómico en la composición de las clases, capas y grupos que integran la sociedad cubana, particularizando sobre el tema de la desigualdad. Los sujetos estudiados (82) forman parte de los principales componentes de la estructura social, a la luz de una nueva etapa en el proceso de reproducción socioestructural en Cuba.

Percepciones Sociopolíticas de grupos de la joven intelectualidad (1995), M. Espina, L. Martín, L. Núñez, M. Perera y M. Mencía. En este resultado se aborda la relación entre el proyecto socialista cubano y la joven intelectualidad a principios de los noventas por ser este un segmento social de elevada trascendencia en la estrategia de salida de la crisis que vive el país. Para ello se profundiza en los elementos objetivos de reproducción de esta capa social y la manera en que los sujetos perciben su situación en la sociedad e identifican causas, problemas y alternativas del devenir social. Comprende seis grupos de la joven intelectualidad en Ciudad de La Habana (industria azucarera, turismo, administración local, trazado de estrategias globales, artistas y dirigentes), donde se caracterizan los principales conflictos entre las percepciones de estos grupos y el proyecto socialista cubano, privilegiando con técnicas la voz de los actores sociales y la producción de discurso. Se logra la caracterización de la subjetividad de la joven intelectualidad revelando el contenido de los conflictos básicos y la diversidad y complejidad de las percepciones sociales en esta capa social. (Destacado a nivel de Organismo, otorgado por la Academia de Ciencias de Cuba).

Impactos socioestructurales del reajuste económico (1995), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, M. Perera y R. Febles. Este trabajo representa una fase exploratoria en el empeño de describir e interpretar los nuevos procesos de reproducción socioclasista y de pronosticar sus tendencias perspectivas. Tiene como objetivos iniciales identificar los cambios que han tenido lugar en los factores asociados a la reproducción socioclasista; mostrar la continuada y creciente complejización de la estructura socioclasista cubana; describir los nuevos tipos socioeconómicos que han aparecido en la estructura socioclasista e iniciar la caracterización de las percepciones sociales acerca de la desigualdad presentes en diferentes grupos.

Reproducción de la estructura socioclasista cubana (1991), M. Espina, L. Martín, L. Núñez, J. M. Blanco y R. Febles. A partir de una lectura integrada y sintética de resultados precedentes ofrece, con fines de estandarización metodológica y posibilidades de monitoreo sistemático de los cambios socioestructurales, un enfoque teórico para el estudio de la estructura social, un cuadro resumen de componentes socioestructurales fundamentales de la sociedad cubana de la época y los criterios de operacionalización útiles para identificar dichos cuadros en situaciones concretas y los rasgos generales de la reproducción socioestructural en la transición socialista cubana y sus etapas. (Destacado de la actividad científico-técnica nacional, otorgado por la Academia de Ciencias de Cuba).

Procedimientos para la planificación de la estructura socioclasista territorial (1989), M. Espina, L. Núñez, L. Martín y J. M. Blanco. Propone una metodología de diagnóstico y prospección de las tendencias de cambio de las estructuras sociales a escala territorial (provincial, municipal) en su relación con las perspectivas de desarrollo identificadas para el espacio seleccionado, de elaboración de un plan de intervención sobre esas tendencias y para la medición de la eficiencia del plan y su reajuste. Su mérito fundamental reside en haber avizorado la importancia del ámbito local como espacio de configuración de las estructuras de desigualdad y de diseño de políticas apegadas a las peculiaridades y posibilidades territoriales. (Destacado de la actividad científico-técnica nacional, otorgado por la Academia de Ciencias de Cuba).

Componentes socioclasistas de la sociedad cubana actual (1987), M. Espina, L. Núñez, M. I. Domínguez, L. Martín y J. M. Blanco. Este estudio se presenta como un antecedente de investigaciones realizadas en los años noventas y destaca la importancia que adquirieron grupos sociales cercanos al sector privado de la economía nacional desde esta época. Tiene como objetivo la construcción de un instrumento teórico-analítico para caracterizar la estructura socioclasista cubana y la estructura interna de sus componentes fundamentales, que les permitiera a los tomadores de decisiones políticas y económicas evaluar las tendencias de desarrollo de los diferentes componentes, localizar los principales problemas e identificar con mayor claridad hacia dónde dirigir los principales esfuerzos. (Destacado a nivel de Organismo en el quinquenio 1986-1990, otorgado por la Academia de Ciencias de Cuba).




Deja un comentario