Son tiempos de creer…

Por: Celia García
Foto: Wilfredo Pomares

Estos son tiempos de creer que se puede todo, son momentos que vale sentirse y pensarse héroes. Somos todos y todas héroes contemporáneos, capaces de dar y ser altruistas.
Estamos invitados a participar en la creación constante del mundo que queremos, del mundo que vivimos, del mundo que soñamos. Y aunque muchos espacios parecieran obsoletos, es necesario entonces reconfigurarlos y darle color, con la convicción de que solo se puede hacer si construimos con nuestras manos, nuestros pies y nuestra mística: la historia que queremos vivir.
Y… estos tiempos han sido también los tiempos de otros, estos tiempos que parecieran serán los últimos, pero resulta que son los primeros, estos tiempos que se viven con pasión, porque pareciera que ya no habrá más que dar y resulta, que estos, los tiempos de la fe y que exigen de nuestros últimos esfuerzos siempre han existidos y por ende siempre hubo quienes ayudaron a encontrar las hebras que unir, los símbolos que dejar. En esta casa, que es de todos y todas, en esta galería con muchas fotos, en este centro que nació como CIPS, hubo quienes y hay quienes creemos que podemos ser parte de una vida en común.

Trabajadores/as del CIPS llegando al Acto de entrega de la Medalla XXX Aniversario

Es válido entonces que se unan los muchos tiempos, estos que siempre han significado para todos el tiempo de hacer. Y festejar por esta alianza que en esta ocasión tributan a una institución que festeja las etapas que la han visto ser y los protagonistas que le han dado sazón y nombre también.
Bienvenidos han sido los XXX Aniversarios del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, proyecto, camino, y barco que ha zarpado para hacer siempre mar.

A continuación parte del guión que se escribió para el acto de entrega de la Medalla Conmemorativa por el XXX Aniversario del CIPS.

A sus fundadores y trabajadores de más de 20 años de vida junto al CIPS:
“Vivir la creación de un proyecto, hacer con manos certeras y perfectibles una institución laboral, verle crecer y decrecer durante 30 años, conocer sus secretos y sentir que llevamos su sello es solo posible cuando hemos logrado convivir, construir y tener fe en ella.”
A sus trabajadores destacados y con más de 5 años en el CIPS:
“Compartir momentos importantes de vida con el devenir de una institución, contribuir a su identidad y por ende a su cultura, nos convierte en protagonistas de su desarrollo y nuestros aportes también la hacen parte de nuestra historia. Se teje una historia común.”
A sus colaboradores, amigos y amigas:
“Y así en este recorrido lleno de colores, dimensiones, texturas, música y movimientos no podemos dejar de homenajear a quienes desde el intercambio y la colaboración también han aportado a nuestro quehacer.”

Deja un comentario