Resultados de Investigación sobre Estructura Social y Desigualdades (1987-actualidad)

Recomendaciones para el fortalecimiento de los nexos entre investigación y política social, (2011), M. Espina Prieto, L. Martin Posada, L. Núñez Moreno, M. Díaz Tenorio, D. Delgado Vázquez, G. Ángel Sierra y W. Pomares Ramírez. En un contexto de cambios que marca una nueva etapa de reformas, contenidas básicamente en los lineamientos para la actualización del modelo económico y social, y donde se abre también, posiblemente, una nueva etapa en las relaciones entre la actividad de investigación social y las políticas sociales; se realiza este estudio que persigue identificar un conjunto de propuestas para estrechar el vínculo entre investigación y política social. Para ello, se explora el estado del arte a escala internacional, se examinan los elementos principales que caracterizan la reflexión acerca del vínculo en el plano nacional, y se formulan direcciones de cambio para un replanteo de los nexos como elementos constitutivos de la transformación social. La estrategia seguida hace uso de la revisión de textos para explorar acercamientos teórico-metodológicos, y se realizan talleres, encuestas y entrevistas a representantes de la investigación y de la toma de decisiones; todo lo cual contribuye a la identificación de obstáculos, fortalezas y propuestas para el diálogo.

Desigualdad, equidad y política social. Integración de estudios recientes en Cuba (2010), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, V. Togores y G. Ángel. Centrado en el medular tema de la heterogeneización social y las desigualdades, el resultado sistematiza estudios realizados en Cuba entre el año 2000 y 2009 en términos de principales problemas y propuestas que dichos estudios han elaborado en materia de política social en torno a doce dimensiones relevantes de la desigualdad en nuestro país. Lo distingue el empleo de cuadros que sintetizan en cada dimensión los problemas y propuestas para el manejo de la política social y resultan imprescindibles los tres anexos que tratan, para cada dimensión, las definiciones conceptuales generales, los diferentes enfoques desde los que han sido abordadas y una base de datos que integra especialistas e instituciones que abordan estos estudios en los diferentes territorios, respectivamente. De este modo se da un primer paso en el objetivo de construir una red de especialistas e instituciones que trabajan en este campo de estudio que permita mantener un intercambio sistemático sobre los hallazgos de las investigaciones en esta área y sobre las propuestas más adecuadas para el manejo de la problemática de la equidad social desde las políticas públicas.

Equidad y movilidad social en Cuba. Impactos del reajuste estructural (2008), M. Espina, L. Núñez, L. Martín, V. Togores, R. Espina, A. Rodríguez y G. Ángel. Este resultado da continuidad a los estudios que desarrolla el Grupo de Estructura Social en el terreno de la caracterización de los efectos de diferenciación social que han tenido la crisis y la reforma cubana y de la elaboración de políticas sociales con sensibilidad para reconocer y manejar las diferencias socioeconómicas. Contrastando el período pre-crisis (años finales de la segunda mitad de los 80s) con los momentos actuales de desenvolvimiento de la reforma (años 2000) caracteriza las tendencias fundamentales y las rutas de los desplazamientos sociales que se han ido configurando bajo los impactos de la reforma económica, así como una evaluación de la movilidad social desde la perspectiva de la equidad para diferentes grupos sociales.

El análisis de la movilidad social. Propuesta de una perspectiva metodológica integrada y caracterización del caso cubano (2007), M. Espina (coordinadora), V. Togores, L. Martín, L. Núñez. A. Rodríguez, G. Ángel. El resultado incluye dos partes. La primera parte, está estructurada como una propuesta de enfoque metodológico para el estudio de la movilidad social, considerando que el proceso de construcción de nuestro objeto particular puede ser útil para futuras investigaciones y para otros interesados en esta área, y argumenta el avance experimentado en ella hacia una visión integral y múltiple del tema, enfatizando en la apropiación crítica de concepciones hoy día muy aludidas en nuestras ciencias sociales, pero que no siempre se tratan con pleno conocimiento de su origen y alcance, como son, por ejemplo, los temas de capital, redes y estrategias sociales. La segunda parte recoge los resultados del estudio concreto y caracteriza dos de los mecanismos de movilidad fundamentales (la estructura económica y la política social en la reforma), describe la dinámica o movilidad macroestructural, así como su plano micro y diversos aspectos de la subjetividad asociados a estos procesos. Concluye que entre las características del proceso de movilidad social sobresalen:Las posibilidades de ascenso abiertas por el reajuste estructural son selectivas y estrechas, circunstancias que tienden a reproducir viejas brechas de equidad; El perfil del ascenso: se asocia a hombres, blancos, jóvenes, a la calificación media superior y superior, el origen social intelectual, procedencia de territorios de mayor nivel comparativo de IDH y por la posesión de activos individuales y familiares. El perfil de la movilidad descendente presenta preferencia por la condición femenina, negros y mestizos, ancianos y personas con educación por debajo del nivel medio superior, origen social obrero, empleados y campesinos, territorios de bajo IDH y activos familiares escasos. Se evidencia una reproducción intergeneracional y territorial de las situaciones desventajosas; El imaginario sobre las ubicaciones socioestructurales más ventajosas las identifica como empleos del turismo, la empresa mixta, el negocio propio y los receptores de remesas. Se aprecia una noción del ascenso individualizada, vinculada a lo económico y lo material y en mucha menor medida a la obtención de conocimiento.

Sigue leyendo